El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

El régimen jurídico de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional a la luz de la Sentencia 604/2020 del Tribunal Supremo. Futuro y retos

David POVEDANO ALONSO

Secretario de Administración Local

El Consultor de los Ayuntamientos, 8 de Julio de 2020, Wolters Kluwer

LA LEY 9221/2020

Comentarios
Resumen

Durante el mes de junio de dos mil veinte, justo en el momento en el que finalizaba el confinamiento obligado por la pandemia del covid-19, la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo dictaba las sentencias núm. 604/2020; 863/2020 y 869/2020. Tres sentencias de especial relevancia para el futuro de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional.

Al hilo de estas sentencias, analizo además el presente y futuro de este cuerpo de funcionarios públicos, relativamente desconocidos, pero tremendamente importantes en la vertebración territorial de las funciones reservadas en todas las Entidades Locales. Así como me atrevo a proponer medidas de mejora en el ecosistema que afecta a dichos servidores públicos.

I. Introducción y marco normativo

En el contexto de la Administración Local en España, hay una figura especial, controvertida, poco conocida, con unas importantes y muy relevantes funciones encomendadas por el ordenamiento jurídico: son los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional.

La Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local (LA LEY 847/1985), ha regulado como funciones necesarias en todas las Corporaciones Locales y reservadas a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional las funciones de secretaría, comprensiva de la fe pública y el asesoramiento legal preceptivo y, de control y fiscalización interna de la gestión económico-financiera y presupuestaría, y contabilidad, tesorería y recaudación.

Pero resulta tremendamente interesante aportar algunos datos sobre cuáles son todas las Corporaciones Locales. A partir de los datos del Registro de Entidades Locales del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, podemos ver cuál es la realidad local de España.

La integran 13.023 entidades locales: 8.114 municipios, 50 provincias, 11 islas, 3.722 entidades de ámbito inferior al municipio, 1.014 mancomunidades, 81 comarcas, 4 áreas metropolitanas y 17 entidades de otra naturaleza. Se puede observar que sólo en Castilla y León hay 9 provincias y más de 4.600 entidades. Luego hay 6.797 municipios con menos de 5.000 habitantes (83,75%), que el 11,29% cuenta con entre 5.001 y 20.000 habitantes mientras que el 4,35% de los municipios tiene más de 20.000 habitantes. Añadámosle que, según el Registro Integrado de Funcionarios de Administración Local con Habilitación de Carácter Nacional, existen 8.393 puestos reservados obligatorios y un número muy elevado de vacantes: 4.316.

La situación de esta figura, como de la Administración Local donde presta sus servicios, es precaria y adolece de una falta de reformas, simplificación y modernización que ya no pueden esperar más

Como el lector puede observar, la situación de esta figura, como de la Administración Local donde presta sus servicios es precaria y adolece de una falta de reformas, simplificación y modernización que ya no pueden esperar más. Así lo han expresado autores como Carles Ramió o Rafael Jiménez Asencio en sus artículos: «El tamaño sí importa. La organización municipal en España ante los retos de futuro». El Consultor de los Ayuntamientos, N.o II, Sección A Fondo, abril 2019, pág. 79, Editorial Wolters Kluwer https://nosoloaytos.wordpress.com/2020/02/04/10-preguntas-a-carles-ramio/https://rafaeljimenezasensio.com/

Así que tenemos un binomio local entre el funcionario de Administración Local con habilitación de carácter nacional (en adelante FHCN) y las corporaciones locales, pero ¿desde cuándo existe esta relación?

El origen de este cuerpo de servidores públicos se encuentra en la Constitución de Cádiz de 1812 (LA LEY 1/1812) «La Pepa» y desde finales del siglo XX el desarrollo de sus derechos y obligaciones se ha regulado por el Real Decreto 1174/1987, de 18 de septiembre (LA LEY 1908/1987), por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de la Administración Local con habilitación de carácter nacional, el Real Decreto 1732/1994 de 29 de julio (LA LEY 2881/1994) sobre provisión de puestos de trabajo reservados a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, el Real Decreto 834/2003, de 27 de junio (LA LEY 1179/2003), por el que se modifica la normativa reguladora de los sistemas de selección y provisión de los puestos de trabajo reservados a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, el Real Decreto 522/2005, de 13 de mayo (LA LEY 856/2005), por el que se modifican los requisitos para la integración de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional pertenecientes a la subescala de Secretaría-Intervención.

Recientemente se produjo la última reforma del régimen jurídico a través del Real Decreto 128/2018, de 16 de marzo (LA LEY 3893/2018), por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, con modificaciones relevantes en aspectos como:

  • 1. Provisión de puestos de trabajo.
  • 2. Méritos de los concursos.
  • 3. Tipos de nombramientos.
  • 4. Acumulaciones.
  • 5. Régimen de libre designación.
  • 6. Comisiones de servicios.
  • 7. Funciones.
  • 8. Régimen necesario de las tesorerías.

El análisis de este reglamento ya ha sido objeto de numerosos artículos doctrinales, por lo que a los efectos de este artículo nos interesa sólo subrayar que supone una modificación a futuro de las funciones reservadas.

El marco normativo referente a los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional no despeja todas las dudas que sobre este cuerpo de funcionarios se cierne. ¿De quién dependen? ¿Por qué algunos cobran tanto? ¿Es lo mismo un Secretario que un Interventor? ¿Cuántos de estos funcionarios hay en cada corporación local? ¿Se pueden mover libremente?

¿Hacia dónde camina nuestra profesión?

No voy a atreverme a dar respuestas a todas esas incógnitas que se plantean sobre la profesión, pero sí, las planteo para responder una pregunta que es tremendamente necesaria en estos momentos: ¿hacia dónde camina nuestra profesión? Sirven de aperitivo los siguientes artículos:

«El nuevo Régimen Jurídico de los Funcionarios de Habilitación Nacional» López de la Riva Carrasco, Federico Andrés. El Consultor de los Ayuntamientos, Editorial Wolters Kluwer.

«El Reglamento de Funcionarios de Habilitación Nacional (RD 128/2018): luces y sombras, especialmente en la provisión de puestos de trabajo» Álvaro Casas Avilés. El Consultor de los Ayuntamientos, No V/2019.

II. El Real Decreto 128/2018 y las sentencias del Tribunal Supremo

Siendo de rabiosa actualidad y pertinentes en el tiempo, tenemos que enfocar la gran pregunta que nos hacíamos al final del anterior apartado a la luz de las sentencias del Tribunal Supremo Sentencias núm. 604/2020 (LA LEY 45178/2020); 863/2020 (LA LEY 56165/2020) y 869/2020 (LA LEY 58479/2020).

La primera sentencia, a nuestro juicio, pierde una gran oportunidad de aclarar aspectos controvertidos que pueden dan lugar a numerosos litigios judiciales prácticamente caso por caso, sistema este que es al que conduce la sentencia en la mayoría de las controversias suscitadas.

La estimación parcial de recursos tiene muy poco efecto al tratarse de cuestiones litigiosas menores.

Uno de los puntos más importantes de la sentencia se centraba en la posibilidad de encomendar otras funciones diferentes de las reservadas a los FHCN

A mi juicio, uno de los puntos más importantes de la sentencia se centraba en la posibilidad de encomendar otras funciones diferentes de las reservadas a los FHCN.

El tenor literal del artículo 2 (LA LEY 3893/2018) del Real Decreto dice:

«Artículo 2. Funciones públicas necesarias en todas las Corporaciones Locales. Además de las funciones públicas relacionadas en los párrafos a) y b) del apartado 1 de este artículo, los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional podrán ejercer otras funciones que les sean encomendadas por el ordenamiento jurídico».

Probablemente, independientemente de este reglamento o de la regulación anterior, el problema en el día a día de los habilitados nacionales es la delimitación de sus funciones de «facto» y algo aún más importante qué actitud toma el funcionario ante esta situación.

1. El problema de la delimitación de funciones de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional

Las posturas dentro de la doctrina y de los propios FHCN se dividen en dos direcciones:

1. Por un lado, ceñirse al contenido básico, esencial de las funciones reservadas tal y como se desarrollan en el Real Decreto 128/2018 (LA LEY 3893/2018) que repetimos de nuevo:

Son funciones públicas necesarias en todas las Corporaciones Locales, cuya responsabilidad administrativa está reservada a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, las siguientes:

  • a) Secretaría, comprensiva de la fe pública y el asesoramiento legal preceptivo.
  • b) Intervención-Tesorería, comprensiva del control y la fiscalización interna de la gestión económico-financiera y presupuestaría, y la contabilidad, tesorería y recaudación.
  • c) Secretaría-Intervención, a la que corresponden las funciones de la fe pública y el asesoramiento legal preceptivo y las funciones de control y fiscalización interna de la gestión económica-financiera y presupuestaría, y la contabilidad, tesorería y recaudación.

Podemos decir, que un empleado público de una entidad local del tamaño que sea, ya estaría desbordado si hablamos de carga de trabajo, recordemos que en los municipios de menos de 5000 habitantes se concentran las tres funciones en la «santísima trinidad» del secretario-interventor siendo además este tipo de administraciones donde menos personal existe.

Pero es que además, si bien es cierto que depende mucho de la personalidad de cada FHCN, la falta de medios personales, hace que además de las funciones enumeradas haya que hacer de técnicos de recursos humanos, instructores de expedientes disciplinarios y sancionadores, innovador público, archivero, directivo público, gerente, formador, técnico de medio ambiente, técnico urbanista, técnico de cultura, y desde el ámbito económico-financiero en la mayoría de las entidades locales toca hacer de contable, recaudador, creador de memorias económicas e informes de viabilidad, planes económicos financieros, auditor, técnico tributario, experto fiscal, administrativo de intercambio de datos con otras administraciones entre otras.

En los últimos diez años las obligaciones legales que se han ido añadiéndo al funcionamiento de la Administración Local son ingentes

Creo necesario exponer en este trabajo, que en los últimos diez años las obligaciones legales que se han ido añadiéndo al funcionamiento de la Administración Local son ingentes, no sólo al FHCN sino muchas veces a la propia entidad local sin atribir medios personales para ejecutarlas lo que hace que ese «vacío legal» acabe sobre los hombros de los FHCN, a título meramente enunciativo:

Acorde a las cifras dadas al principio de este artículo, el 95% de las Entidades Locales de este país tiene menos de 20000 habitantes, por lo que la situación es totalmente insostenible y eso se refleja directamente en los principales funcionarios destinados en ellas los FHCN.

Podemos concluir que los FHCN tienen funciones exclusivas pero no excluyentes de otras.

2. La segunda postura, que aún no había mencionado, supone ceñirse escrupulosamente a funciones y tareas expresadas en el Real Decreto 128/2018 lo que supone, en mi opinión, poner contra la espada y la pared a la Administración (grande o pequeña a la que sirves) porque un empleado público se define «por aquel que hace del servicio público su forma de ganarse la vida».

En casos muy particulares ha servido para «forzar» el aumento de medios materiales o para que otros empleados municipales asuman un papel mayor del que les corresponde de manera un tanto desequilibrada. Cuando no, esa actitud del FHCN, que muchos compañeros defienden de manera lícita ha supuesto enfrentamientos directos bien con el personal municipal bien con el gobierno municipal.

En este punto, quiero citar a Artistoteles y su concepto de equilibrio, virtud «Areté», que yo reinterpreto como aplicar la justa medida de las cosas. Quiero decir que tengo compañeros que tienen que abrir el edificio consistorial, limpiar su despacho, ir a buscar las firmas a las casas de alcalde o concejales, situaciones todas ellas duras pero que hay que asumir para el funcionamiento del día a día y otros compañeros que en cuanto se ven esas situaciones directamente no van a trabajar o reclaman al Alcalde, no paran de protestar y de quejarse.

Si llevamos la situación a municipios de mayor tamaño el problema se centra en organizar a las personas, las cuales en la mayoría de los casos no hacen todo su trabajo o hacen el que ellos quieren. Además de suponer un foco de conflicto contra otros compañeros o contra el mismo ayuntamiento: bajas, amenazas, desobediencia, mentiras y desprestigio como clima de trabajo que es el que el FHCN se encuentra y tiene que lidíar sumándose a la mochila de tareas del día a día.

La situación es tal que desde el 2019, la Comisión Ejecutiva del Consejo General del Colegio general de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local ha aprobado un Protocolo de Acoso con el fin de contar con un instrumento que facilite y permita afrontar por la Organización Colegial estas situaciones en defensa de los colegiados y colegiadas que lo sufran.

Se trata de un problema de «planta» municipal ya que resulta muy difícil que se pueda exigir más personal en ayuntamientos de 100 habitantes con un presupuesto de 200.000€ anuales

A mi juicio, se trata desde algún tiempo de un problema de «planta» municipal ya que resulta muy difícil que se pueda exigir más personal en ayuntamientos de 100 habitantes con un presupuesto de 200.000€ anuales.

Desde el punto de vista jurídico, la propia sentencia aporta ciertos matices muy importantes.

El principal respecto del problema que estamos planteando es poner en relación los artículos 2.2 y 2.4 (LA LEY 3893/2018) con el 6.3 (LA LEY 3893/2018) de hecho ambos artículos fueron impugnados por los FHCN y desestimados por el Tribunal Supremo.

Los artículos 2.2 y 2.4 se refieren a otras funciones o tareas dentro de las enumeradas en el artículo 2 del R.D 128/2018 (LA LEY 3893/2018), por ejemplo la disposicióna adicional tercera punto ocho Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público (LA LEY 17734/2017), por la que se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014 (LA LEY 4613/2014).

«8. Los informes que la Ley asigna a los servicios jurídicos se evacuarán por el Secretario. Será también preceptivo el informe jurídico del Secretario en la aprobación de expedientes de contratación, modificación de contratos, revisión de precios, prórrogas, mantenimiento del equilibrio económico, interpretación y resolución de los contratos. Corresponderá también al Secretario la coordinación de las obligaciones de publicidad e información que se establecen en la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno (LA LEY 19656/2013)»

Y por su parte el artículo 6.3 (LA LEY 3893/2018) del Reglamento se refiere a:

«3. Lo previsto en el apartado anterior sobre las funciones públicas reservadas no impedirá la asignación a los puestos de trabajo de esta escala funcionarial de otras funciones distintas o complementarias, y de los distintos servicios de la Entidad Local, compatibles con las propias del puesto y adecuadas a su grupo y categoría profesional. Esta asignación de funciones se efectuará por el Presidente de la Entidad Local, en uso de sus atribuciones básicas, dando cuenta al Pleno y deberá figurar en la relación de puestos de trabajo de la Entidad, o instrumento organizativo similar».

Por lo que por un lado, se puden asignar a cualquier FHCN nuevas funciones y tareas (importante la distinción) bien por leyes sectoriales y reglamentos independientes del regimen jurídico propio y también por vía de la Relación de Puestos de Trabajo, instrumento estrátegico en la gestión de recursos humanos definido el artículo 70 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (LA LEY 16526/2015).

Se puden asignar a cualquier FHCN nuevas funciones y tareas bien por leyes sectoriales y reglamentos independientes del regimen jurídico propio y también por vía de la RPT

Las RPT están en pleno proceso de juicio público general debido a su poca flexibilidad, su obligación de negociación colectiva y por último debido a la valoración económica del puesto de trabajo con competencia plenaria para su aprobación y publicación. Nos sorprende, que aún nadie hay recaído en el proceso algo inusual que plantea el artículo 6 del RD 128/2018 (LA LEY 3893/2018) dado que literalmente establece que el Alcalde podrá atribuir funciones vía decreto siempre que el empleado esté de acuerdo con esa atribución y con «comunicación» a la representación sindical, siendo en el caso de los FHCN y salvo para «aclarar» alguna función o tarea ya establecida un sistema a mi juicio equivocado, porque la modificación de funciones hasta el momento de este artículo debe hacerse vía modificación de RPT por mucho que cueste y por mucho que reclamamos una simplificación de este instrumento diferenciando su modificación puntual de una revisión total, y no sólo para los FHCN sino para cualquier empleado de la corporación.

El problema como hemos mencionado es: ¿cómo se puede evitar esta situación en la práctica de las PYMEL (Pequeñas y Medíanas Entidades Locales)? Que son, insistimos la mayoría de las entidades locales de España y por tanto donde sirven los FHCN dado que es unánime la queja del colectivo respecto de las «nuevas obligaciones» legales que sin atribuirlas directamente hay que hacer en las entidades locales.

La Sentencia del Supremo establece un límite a esta atribución muy difícil de defender en la práctica, ya que establece el Tribunal Supremo que esta ampliación de funciones (aparentemente sin límite siguiendo los cauces expuestos) no deben menoscabar el trabajo en las funciones reservadas que son el núcleo principal y razón de ser de este cuerpo de funcionarios.

En resumen, yo creo que el principal problema en el día a día de los FHCN no queda resuelto, sino que seguimos en la práctica como en una especie de liga de fútbol donde los FHCN son los futbolistas que con dos mercados de fichajes: el concurso unitario y el concurso ordinario pueden «fichar» por otros equipos donde:

  • a) Tenga una retribución mayor.
  • b) Tenga menos funciones extrareservadas para realizar.

Lo que desvía la homogeneidad del término «nacional» del cuerpo y crea situaciones totalmente asimetricas en la práctica, que dan pie a:

  • Conflictos entre compañeros por un puestos.
  • Negociaciones individuales de las condiciones con las corporaciones.
  • Réquisitos extravagantes en los concursos ordinarios.
  • Huida del mundo local a otras administraciones.

Esquema de desarrollo de un puesto de trabajo:

Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar

2. Las otras dos sentencias del Tribunal Supremo sobre las funciones reservadas y las Juntas Municipales de Distrito

Como continuación al comentario de la anterior sentencia, únicamente en el aspecto de las necesidades de funciones reservadas a los FHCN, se dictaron el 23 de junio y el 24 de junio dos sentencias por el Tribunal Supremo muy relevantes, a título de ejemplo:

Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sección 4ª, Sentencia 863/2020 de 23 Jun. 2020, Rec. 655/2018 (LA LEY 56165/2020) (LA LEY 56165/2020).

Siendo justo reconocer el esfuerzo y gran trabajo del Consejo General de Colegios Oficiales de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Administración Local de la Comunidad de Madrid con José Luis Pérez López como Presidente y sus servicios jurídicos, que insistieron en recurrir a pesar de los fallos desestimatorios iniciales.

En estas sentencias se dilucidaba la legalidad de numerosos acuerdos de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Madrid del año 2015 por los que se acordaba la estructura de puestos de trabajo, en concreto las secretarías de distrito municipal con ejercicio de funciones reservadas a personas sin habilitación de carácter nacional.

El fondo jurídico del asunto es una cuestión de prelación de fuentes de derecho sobre la figura de los FHCN

El fondo jurídico del asunto es una cuestión de prelación de fuentes de derecho sobre la figura de los FHCN, el Ayuntamiento de Madrid sostenía que era de aplicación preferente su Ley de capitalidad como «lex especial» en vez de la aplicación del artículo 92 bis con la actual redacción posterior a la Ley de Madrid como garantía de ejercicio de las funciones reservadas en todo el territorio nacional (salvo Navarra) y en todas las Entidades Locales.

La Juntas municipales de distrito son un órgano de gestión desconcentrada en los grandes municipios que sirven para mejorar «la gestión de los asuntos de la competencia municipal y facilitar la participación ciudadana en el respectivo ámbito territorial». Aunque estas funciones se determinan más concretamente en cada Ayuntamiento, se regulan en el artículo 128 del Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (LA LEY 2574/1986).

Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sección 4ª, Sentencia 863/2020 de 23 Jun. 2020, Rec. 655/2018 (LA LEY 56165/2020) (LA LEY 56165/2020).

«El Alto Tribunal insiste en que, ni la capitalidad de España ni el número de vecinos implican por sí mismos la exención de la aplicación de las reglas generales sobre la ordenación de la función pública local y, en particular, sobre la reserva de funciones necesarias en todas las corporaciones locales a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional» (LA LEY 5174/2020).

Para mí, lo importante de estas dos sentencias es que el Tribunal Supremo reconoce la importancia, hasta impedir que se eximan, de estos puestos que ejercen funciones reservadas, en primer lugar poniendo delante una Ley general también explicita de los FHCN y en segundo lugar porque refuerza enormemente la necesidad de existencia de este cuerpo de funcionarios.

Y partiendo de esa indiscutible necesidad de existencia de los FHCN tenemos que preguntarnos ¿Qué papel deben jugar dentro de la Administración Local? ¿Es necesario algún tipo de mejora en su régimen jurídico?

Actualmente el colectivo, entre otros, tiene como principales problemas los siguientes:

  • A) Problema de planta. Entendido como un problema sobre la estructura de la Administración Local en su conjunto y en por ende en los FHCN. Vaya por delante que sabemos el motivo por el que no se ha avanzado en algunas de las inciativas ya planteadas para reolver este problema, algunas muy correctamente indicadas y que comparto por el FHCN Alejandro de Diego: http://alejandrodediego.blogcanalprofesional.es/tag/fusion-de-ayuntamientos/.

    Los motivos de carácter político lícitos, siendo lícitos posponen una situación que está agravada por el problema de la llamada «España vaciada» y la comparación con los países de nuestro entorno. No parece que en este tema se practiquen los principios consitutionales del artículo 103 de eficiencia y eficacia dado que se deberían de establecer por ley de bases, ahora que la ministra Carolina Darias habla de un regímen específico para PYMEL se contemple dicha reforma y que la parte administrativa de dichas PYMEL se racionalice de forma que cubra un nivel mayor que el de una entidad local o microentidad local.

    En este punto, también es interesante como apuntan Borja Colón, Virginia Losa, Javier Peña, José Joaquín de Haro, Mónica Medíavilla, Sara Hernández, Ana Baez, Alfredo García entre otros con su manifiesto #dipupower http://dipupower.org/ el replanteamiento de las competencias y funciones de las Diputaciones Provinciales, despojándoles de la asimetría que ahora mismo existe entre ellas en cuanto a servicios a los municipios y en cuanto a su propia retroalimentación como institución. La imagen actual de algunas diputaciones se asemeja al cuadro de Francisco de Goya «Cronos devorándo a sus hijos».

    La esencia original de las Diputaciones Provinciales ha sido servir y prestar servicios a los municipios, sobre todo a los que menos capacidad tienen

    La esencia original de las Diputaciones Provinciales ha sido servir y prestar servicios a los municipios, sobre todo a los que menos capacidad tienen. Quizás se debería de «obligar» a aumentar las plantillas de los servicios de asistencia a municipios con FHCN en un número suficiente para atender las necesidad de los municipios de menos 20.000 habitantes facilitando los medios económicos para cubrir dichas plazas. Actualmente hay servicios de asistencia a municipios en los que prestan servicios dos o tres FHCN lo que impide verdaderamente ayudar a los municipios del territorio provincial. Eso sin mencionar que por ejemplo la Comunidad Autonoma de Madrid carece de un área, servicio o negociado especifico más allá de la dirección general de Administración Local, que no es lo mismo.

  • B) Un problema de acoso, también me gustaría decir que quiero creer que la situación de acoso a los FHCN es relativa. Al final el trabajo dentro de las administraciones locales las hacemos personas, funcionarios, políticos y ciudadanos. Y las relaciones entre las personas varían conforme la personalidad de cada uno y de la forma en que se afrontan la situaciones diarias. No obstante, siendo muy cauto y respetando las situaciones graves de verdadero acoso verificadas, creo que como dice Concepción Campos en http://concepcioncampos.org/casting-de-secretarios-e-interventores-municipales-ya-le-llamaremos/ los FHCN tenemos una posición incómoda y dura, quizás lo más duro de llevar. Es como los porteros en el fútbol, tienen que estar hechos o hacerse de una pasta especial porque asumir las responsabilidades que conlleva el cargo, más las atribuciones legales no tan claras que hay que asumir, al final llevan a situaciones de tensión como un coctel molotov que, además con la evolución de la realidad social se ha ido agravando. Se ha llegado a crear una asociación: «AGRUPACIÓN STOP SITAL MOBBING». En mi opinión las características y circunstancias del mobbing y el acoso son muy concretas e igual que el concepto de nulidad de pleno derecho hay que delimitarlo a situaciones verdaderamente graves y concretas, igualmente hay que limitar el acoso a realidades graves y concretas contra las que luchar con todas nuestras fuerzas porque es luchar por la democracia misma y por un colectivo que como el magistrado Jose Ramón Chaves dice: es «uno de los más valiosos baluartes del control de legalidad y fiscalización municipal (secretarios e interventores y tesoreros), cuerpo de funcionarios que cuenta con gran y añejo prestigio y que son la valiosa garantía de que la Administración Local se reconozca como una pieza esencial del puzzle estatal, donde cabemos todos y donde todos tenemos un patrimonio común de derechos y libertades, y no como un feudo objeto de botín electoral local o del cacique de turno».

    Eso no quita que de verdad, en mis mas de catorce años de profesión haya visto de todo y cosas nada agradables de narrar, que sobre todo se dan en ese primer «casting» que el reglamento 128/2018 por otro lado mejora como novedad, al otorgar plaza una vez aprobada la oposición pero que no desvirtua el hecho de que cuando tienes tu primera entrevista con un alcalde o alcaldesa puedas salir con los pelos como escarpias: como aquella compañera que tuvo que grabar esa primera conversación para poder denunciar al alcalde, que además de insultarla señalaba que estaba muy contento con su secretaria interina y que no se quedase en el puesto; o aquel compañero al que en su primer día le hiceron firmar un informe sobre una factura de 125.837€ a favor de un despacho de abogados que resulta que era falsa. En fin, situaciones rocambolescas de las que siempre decimos que deberíamos hace un libro para recopilarlas, y que serían tan inverosimiles para el lector ajeno al cuerpo como Las aventuras del barón Munchausen.

  • C) La retención del talento, no hace mucho en la sesiones del programa de oportunidades del empleo público en las universidades, en el que he podido participar y que agradezco que contaran conmigo a Sonia Postigo y a Javier Rueda, hablaba y ponía el foco en «captar talento» porque es cierto que para el cuerpo de funcionarios con habilitacion de carácter nacional, el agujero negro que supusieron los años 2006 a 2014 sin convocatorias anuales y estatales acabaron con el cuerpo de opositores.

    Pero de manera muy directa, estoy viviendo la «huida de la habilitacion nacional» en analogía a cómo aplicábamos el concepto de la «huida del derecho administrativo» y esto es así porque como hemos comentado la situación actual resulta muy insostenible: muchas plazas vacantes, municipios muy pequeños, muchas funciones, gran movilidad, gran visión global de la Administración Local, funcionarios del nivel A1 bien formados… al final estamos viendo cómo grandes municipios, Administración general del estado y comunidades autónomas se nutren de FHCN para puestos directivos en las grandes áreas de gestión local: contratación, urbanismo, recursos humanos.

    Debemos plantear soluciones para retener a nuestros FHCN en la PYMEL y en el mundo local

    Esta situación es muy grave, no tanto para el funcionario que tiene derecho a ello sino para el cuerpo en su conjunto, porque parece que hay muchas vacantes y eso es porque como hemos dicho no resulta atractivo, a pesar de las retribuciones, ejercer en las PYMEL lo que al final supone un pérdida de calidad de los servicios municipales, que no dejan de ser los más cercanos al ciudadano como establece la Carta Europea de Autonomía local (LA LEY 522/1989) y el Ayuntamiento es el lugar a donde primero van los ciudadanos a preguntar e informarse como hemos podido comprobar durante el reciente estado de alarma y emergencia debido al COVID 19.

    Por eso, debemos plantear soluciones para retener a nuestros FHCN en la PYMEL y en el mundo local, no seleccionar y formar (master incluido) para que ejerzan en otras administraciones.

  • D) Problema de desarrollo correcto del trabajo, este último problema incide directamente en los anteriores, de nuevo aportamos un post de Concepción Campos para ilustrar la situación http://concepcioncampos.org/los-5-roles-de-los-fhn-ante-la-innovacion-y-la-transparencia-de-superman-a-gary-cooper/ ahora mismo un FHCN tiene que optar por como mínimo hacer su trabajo de notable, porque ni por volumen ni por tiempo se pueden hacer las cosas bien al 100% en una Administración Local. A esta situación también me he referido exponiendo que los FHCN somos los hombres y mujeres del renacimiento, o según el concepto griego «Polimatia» somos funcionarios polimáticos, no confundir con problemáticos. «La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia, arte o las humanidades. Un polímata es un individuo que posee conocimientos que abarcan diversas disciplinas». Fuente Wikipedía.

    Hay una realidad difícilmente discutible: que el volumen y carga de trabajo en los Ayuntamientos a día de hoy es difícilmente asumible con los medios materiales y personales con los que cuentan, tanto los grandes como los pequeños municipios. La externalización y la gestión indirecta de servicios dan buena cuenta de la situación que enuncio: protección de datos, transparencia, contratación son materias propias de la Administración, incardinadas en la Entidad Local que es la que mejor se conoce a si misma, sin embargo son numeros los contratos de externalización que se licitan sobre estas materias y otras que si nos paramos a pensar, no diríamos que deberían estar fuera del ámbito estrictamente público.

    Los tiempos líquidos, la transformación digital inmediata, el esto es para ayer hacen que lo urgente tape a lo importante en la gestión de los Ayuntamientos. Que no dé tiempo a practicar la planificación y a la coordinación de las areas y el personal de los Ayuntamientos, algo que los FHCN deberíamos poder hacer y sin embargo asistimos atónitos al corta y pega, al plagio, a las preguntas en redes sociales, al recurso de las bases de datos… porque de otra manera no podríamos reolver el problema a tiempo.

    Porque tampoco deberiamos olvidar, que la principal función del FHCN es facilitar soluciones jurídico-prácticas a las decisiones del poder político. Servir de cauce entre los intereses generales y cómo quieren expresar los representantes generales esos intereses.

III. Futuro y retos del cuerpo de funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional

Para asumir el futuro que nos plantea la Administración Local, debemos abordar de manera sistemática algunas propuestas. Algunas opiniones son controvertidas y debatibles sanamente entre compañeros porque si fuese sencillo ya se habría hecho. Pero creo que es importante ir abriendo camino a cambios que puedan mejorar la situación y realidad del colectivo de FHCN.

Es importante ir abriendo camino a cambios que puedan mejorar la situación y realidad del colectivo de FHCN

De manera simplificada:

A) Selección.

  • 1. Pruebas más prácticas: El proceso de selección de los funcionarios con habilitación de carácter nacional actualmente consiste en una oposición con 150 temas, en el que deben superarse tres ejercicios: escrito, oral y práctico. Pero aún hay más, una vez aprobada la oposición, el «aprobado» todavía debe realizar un curso selectivo de formación de, al menos, 1.500 horas lectivas, con sede en Madrid. El proceso selectivo en sí es parecido, al de otros cuerpos de la Administración General del Estado y la primera propuesta creo que la puedo formular de manera genérica: hay que dotar de una prueba más práctica que el mero informe jurídico. El principal objetivo a la hora de seleccionar FHCN es conseguir profesionales con las habilidades necesarias para manejarse en el día a día del Ayuntamiento, con los problemas y trabajos reales que hemos expuesto en este artículo. En esa tesitura no podemos ser ajenos al cambio de realidad social que hemos sufrido, de nuevo los tiempos líquidos, la inmediatez, las nuevas habilidades o la adaptación al proceso de transformación digital de la Administración necesitan introducir cambios, quizás poco a poco y no de golpe en un proceso que por otro lado también resulte más atractivo a los jóvenes que acaban la universidad. De esta manera propongo:
    • Curso selectivo eliminatorio. Es una medida discutible, pero creo que en conjunto y en el corto plazo permitiría resolver dos de los problemas planteados: la falta de contenido práctico y el análisis de los candidatos en cuanto a sus habilidades, destrezas «softskills» o competencias básicas tal y como proponen autores como Mikel Gorriti, Jorge Fondevila, Fermín Cerezo o Javier Cuenca entre otros muchos.

      Serviría de ejemplo en muchos sentidos la ENA francesa (Ecole nationale d’Administration) https://www.ena.fr/ en la que los «cursos» son el proceso selectivo en sí mismo.

    • Prueba de nuevas competencias o habilidades, totalmente relacionado con el punto anterior, pero en este caso proponiendo que el tercer ejercicio, actualmente caso práctico, sea más práctico aún bien con la división de los aspirantes en un ejercicio de role play, o con el manejo de pruebas como las que se hacen para ser funcionario de la unión europea: «Ejercicio de simulación: inmediatamente antes de la simulación, el candidato recibe instrucciones por escrito e información de referencia para prepararse. En las instrucciones y la información de referencia, se invita al candidato a preparar (durante 5-10 minutos) una reunión con un "participante". El candidato debe adoptar el papel del puesto para el que presenta la candidatura. También se explica el papel del "participante", y se describe un problema».

      «Bandeja electrónica: Simulación por ordenador de una situación de trabajo real en la que una réplica de buzón de correo electrónico recoge información relativa a una cuestión específica. El candidato debe encontrar soluciones por el mejor procedimiento posible y en un determinado período de tiempo. El ejercicio se desarrolla en su lengua 2 y se destina a evaluar tres competencias: análisis y resolución de problemas, calidad y resultados y determinación de prioridades y organización».

      Fuente: https://epso.europa.eu/how-to-apply/sample-tests_es

  • 2. Tribunales más profesionalizados. Este es otro punto polémico y quizás más difícil de llevar a cabo. Actualmente los tribunales de los procesos selectivos en general, y del acceso al cuerpo de funcionarios con habilitación nacional en particular no están compuestos por miembros con dedicación exclusiva a los procesos selectivos, sino que se compatibilizan haciendo malabares con el día a día de la Administración donde trabajamos. Creo que se debería hacer un esfuerzo económico para conseguir una «comisión de servicios» en el Instituto Nacional de Administración Pública para que se pueda focalizar todo el esfuerzo de los miembros en el proceso, de forma que por un lado se acorten los tiempos del proceso y por otro se pueda realizar con un tribunal centrado al 100% en él, una tarea clave en los próximos años precisamente por esa necesidad de cubrir vacantes que existe, en el último anuncio del ministerio se han autorizado por oferta de empleo público 2.469 plazas en las diferentes subescalas, de las que 1.549 son de acceso libre y 920 de promoción interna.
  • 3. Promoción interna, otra de las propuestas tiene que ver con el actual sistema de acceso a las distintas subescalas. Los FHCN, recordamos se subdivide en las siguientes Subescalas:
    • Secretaría: subdividida a su vez en categoría de entrada y superior.
    • Intervención-Tesorería, subdividida a su vez en categoría de entrada y superior.
    • Secretaría-Intervención, única.

    Pues bien, el acceso libre se permite tanto a la subescala de secretaria-intervención como a las subescalas de secretaría e intervención categorías de entrada. A estas dos últimas también se accede por promoción interna.

    A las categorías superiores sólo se puede acceder por promoción interna. Esta propuesta, que no todos los compañeros comparten, porque quieren acceder a la habilitación nacional sin temas de contenido económico, creo que en general mejoraría y sería más justa si el acceso libre exclusivamente se establece para la subescala de secretaría-intervención siendo cierto que tiene contenido económico, en mi propia experiencia de estudiante de letras puras no supone, a mi juicio, un nivel tremendamente exigente. Esta medida permitiría articular de mejor manera, o más fluida que muchos compañeros de la subescala con muchos años de experiencia cubran preferentemente las vacantes de subescalas superiores, en tamaño y en retribuciones, así como sobre todo para permitir en relación con el Real Decreto 128/2018 (LA LEY 3893/2018) mantener durante algunos años cubiertos las plazas de los municipios más pequeños a la vez que otorga, sin duda, una visión más global tanto del área jurídica como del área económica permitiendo una especialización mayor y una empatía con los compañeros de otras subescalas en un futuro.

B) Rol o Roles.

Como he mencionado anteriormente las sentencias de 23 y 24 de junio del Tribunal Supremo me hacen ser mucho más optimista sobre el futuro del cuerpo. Siempre partiendo de la idea que la rama económica de los FHCN no corre peligro de extinción como el propio Real Decreto 128/2018 (LA LEY 3893/2018) se encarga de recalcar, pero permitiéndome una licencia literaria sí que se puede pensar que las funciones de secretaría pudieran llegar a desaparecer si no las reforzamos y las reinventamos dado que la fe pública, en mi opinión, se va a ver muy relegada con el proceso de transformación digital de la Administración, done las compulsas se hacen por el sello de órgano, los sistemas establecen sellados de tiempo de los documentos y el blockchain puede llegar a hacer innecesarios los poderes, escrituras y títulos jurídicos.

La figura de un gerente municipal con atribuciones de compliance officer puede ser el perfil a desarrollar

Yo pienso, que la figura de un gerente municipal con atribuciones de compliance officer puede ser el perfil a desarrollar, según Concepción Campos con una función «independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de cumplimiento en las organizaciones, es decir, el riesgo de recibir sanciones por incumplimientos legales o regulatorios, sufrir pérdidas financieras o pérdidas de reputación por fallas de cumplimiento con las leyes aplicables, las regulaciones, los códigos de conducta y los estándares de buenas prácticas».

Además, me parece de especial importancia atribuir (de nuevo) la competencia legal como Jefe Superior del Personal de la Entidad Local. En primer lugar, porque la gestión de los empleados públicos entraña una gran dificultad: con normativa dispersa y figuras jurisprudenciales. También supone evitar conflictos de intereses entre los Alcaldes y el personal municipal y sus familias, siendo el FHCN una figura técnica y a priori imparcial.

Otro rol, que creo beneficiaria al colectivo y a la sociedad sería recoger indubitadamente el guante que distintas normas como la Ley 39/2015 de 1 de octubre (LA LEY 15010/2015) o el propio Real Decreto por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional (aunque de forma algo contradictoria) sería la atribución legal en materia de Administración electrónica, al menos en los mismos términos de coordinación que en materia transparencia.

C) Estructura

Otro apartado de posibles mejoras es la estructura actual de las entidades locales, desde el punto de vista operativo para permitir atender la carga de trabajo actual en las mismas. En concreto planteo las siguientes:

  • Agrupaciones de puestos, especialmente de Tesorería, una de las novedades más aplaudidas y necesarias es la obligatoriedad de tesorerías en los municipios de más de 5.000 habitantes, como dato, los municipios que rondan esa población tienen un presupuesto anual de entre 5 a 7 millones de euros de media, por lo que un Área de Tesorería y recaudación es muy necesario. De nuevo son funciones que tradicionalmente se han «externalizado» como colaboración en el sector privado, a mi juicio, de manera un poco ligera porque considero que se trata una función neurálgica del núcleo esencial del ejercicio de competencias municipales.

    Para facilitar este ejercicio, una buena medida es tratar de agrupar el puesto de tesorería entre dos o tres municipios de igual manera que muchos puestos de secretaría-intervención están también agrupados para el sostenimiento común. El Colegio Oficial de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local de la Comunidad de Madrid está trabajando por ejemplo en un mapa de posibles agrupaciones para este puesto.

  • Obligatoriedad de un funcionario A1 distinto de los habilitados nacionales en las administraciones locales, esta medida, siendo muy complicada considero que sería una de las más beneficiosas en el día a día de las administraciones locales, podría poner muchísimos ejemplos de falta de técnicos en las administraciones locales. Nuestras entidades locales tienen actualmente unas plantillas en forma de pirámide: con numerosas plazas de empleados públicos de categorías C2 o C1 haciendo funciones claramente superiores y una falta de técnicos superiores generalizada, que impide incluso la posibilidad de sustitución de los FHCN en sus vacaciones y ausencias.
  • Aumento de plantillas y competencias en los servicios de asesoramiento a municipios de las Diputaciones Provinciales con un mínimo legal suficiente de entre 10 y 15 FHCN que puedan abarcar los municipios con puestos vacantes. Como hemos expresado la España vaciada está repleta de vacantes, como ejemplo, un funcionario de la Diputación de Castellón tuvo que constituir en las últimas elecciones locales de 2019 diez Ayuntamientos. https://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/comarcas/vanesa-joaquin-secretarios-10-ayuntamientos-els-ports_1228347.html

IV. Conclusión

La realidad de la Administración Pública y con ella de la Administración Local está cambiando. La gestión de los empleados públicos y la necesidad de adoptar poco a poco medidas rupturistas de adaptación a esa realidad son inaplazables, porque si repetimos siempre lo mismo estamos condenados a cometer los mismos errores.

La realidad de la Administración Pública y con ella de la Administración Local está cambiando

En ese contexto de cambio, el papel de los son los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, parece más necesario que nunca. Pero ese papel no puede ser el mismo que hace treinta años, la nueva normativa reguladora no puede quedarse en un único real decreto. La transversalidad de la realidad local y administrativa debe tenerse en cuenta en su conjunto y adoptar medidas valientes y decididas de mejora.

El secreto del cambio está en no enfocar la energía en combatir lo viejo sino en construir lo nuevo. Sócrates.