El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

Covid-19: auditoría, control y responsabilidades

Ver Análisis

Ocultar / Mostrar comentarios

Covid-19: auditoría, control y responsabilidades

Pilar JIMÉNEZ RIUS

Letrada Tribunal de Cuentas. Doctora Derecho

@Pilar06819618

Fecha última revisión: 27/5/2020

El Consultor de los Ayuntamientos, Wolters Kluwer

LA LEY 4296/2020

Todos los órganos de control interno y externo de España tienen una misión fundamental para ayudar en esta crisis originada por el COVID-19.

En estos meses de esta terrible pandemia, los gestores públicos se han enfrentado a una realidad desconocida y descorazonadora: miles de muertos y enfermos y un parón económico sin precedentes. Las consecuencias sociales y económicas de esta pandemia son en estos momentos, aún inimaginables e incalculables.

Por todo ello, y siguiendo la línea marcada por INTOSAI y por multitud de organismos de auditoría internacionales y nacionales, que ya están advirtiéndonos que esta etapa Covid va a ser una etapa no ajena a la mala gestión, al fraude y a la corrupción, me parece oportuno formular las siguientes reflexiones:

  • 1. La cantidad de fondos públicos que se han movilizado, y que se van a seguir movilizando, por parte del Estado, las CCAA, las CCLL y la Administración institucional para luchar contra la pandemia es millonaria.
  • 2. La rapidez en la toma de importantes y millonarias decisiones, sin estar sujetas, prácticamente, a ningún tipo de control interno es una realidad (p.e. contratos de emergencia) y caldo de cultivo para corruptelas, fraude y corrupción.
  • 3. La reconstrucción del país va a necesitar de sumas millonarias y, hoy más que nunca, de una gestión pública eficaz, responsable y eficiente. Todas las instituciones de control del país, Tribunal de Cuentas, Órganos de Control Externo autonómicos (OCEx) y control interno, tenemos y podemos cooperar para conseguir este ideal democrático.
  • 4. La excelente formación y la dilatada experiencia de nuestro personal y de nuestras Instituciones en gestión y control de fondos públicos es incomparable y, sin duda, puede aportar un valor añadido para salir de esta crisis.
  • 5. Todos los gestores del país, ya sean nacionales, autonómicos o locales, se han enfrentado a los mismos problemas durante la crisis. Por tanto, todos los órganos de control vamos a enfrentarnos a realidades semejantes en nuestras fiscalizaciones post-Covid.
  • 6. Por eso, hoy más que nunca la estrecha colaboración entre órganos de control interno de toda España y los órganos de control externo es IMPRESCINDIBLE.
  • 7. Por eso, hoy más que nunca la estrecha colaboración entre Órganos de Control Externo de todas las CCAA y el Tribunal de Cuentas es una exigencia de nuestro Estado de Derecho y puede ser un instrumento esencial para coadyuvar a salir de la crisis.
  • 8. Las fiscalizaciones de legalidad y de cumplimiento van a ser muy necesarias en esta etapa post-Covid puesto que algunos ejecutivos no se han caracterizado por cumplir con la normativa vigente y, ello, ha ocasionado una gestión pública deficiente y, en definitiva, daños a los fondos públicos.

    Sin embargo, la implantación de auditorías operativas en esta etapa post-Covid debería ser una prioridad para todos los que nos dedicamos al control de fondos públicos. Hoy más que nunca deviene necesario la evaluación de políticas públicas: no sólo para ver qué se ha hecho mal estos meses de pandemia sino para determinar qué se puede mejor para el futuro. Las Entidades Fiscalizadoras Superiores de países anglosajones llevan decenas de años haciendo este tipo de auditorías. ¿Quizá podamos aprovechar esta oportunidad para avanzar en este aspecto en nuestros tribunales e instituciones de control externo?

  • 9. La rendición de cuentas y de contratos de esta etapa Covid va a ser un aspecto clave muy importante y es una exigencia de nuestro Estado constitucional: la accountability o la rendición de cuentas ante el Tribunal de Cuentas y los Órganos de Control es un derecho de los ciudadanos. Por ello y porque, repito, las sumas que se han gestionado han sido millonarias y no exentas de riesgos, debemos ser implacables frente a la no rendición de cuentas por parte de los gestores públicos.
  • 10. Por último, y aunque la mayoría de los gestores públicos han actuado con diligencia y con pleno sometimiento a la normativa vigente, debemos recordar que nuestra Constitución y nuestras leyes otorgan a los tribunales penales la posibilidad de exigir presuntas responsabilidades penales y, al Tribunal de Cuentas, la función de enjuiciamiento contable para depurar las presuntas responsabilidades contables en que hayan podido incurrir los gestores públicos por haber ocasionado un daño a los fondos públicos.

En definitiva, antes del Covid-19 teníamos una profunda crisis de valores, ahora tenemos, además, una crisis sanitaria, social y económica.

No se trata solo de auditar el pasado, no se trata solo de exigir responsabilidades, se trata, además, de formular recomendaciones para mejorar la gestión de los fondos públicos; recomendaciones que deben estar fundamentadas en dichas auditorías y responsabilidades. Estas tres tareas: auditar, exigir responsabilidades y formular dichas recomendaciones, son la razón de ser de las Instituciones y órganos de control de cualquier Estado de Derecho.

El Tribunal de Cuentas, los OCEx y los órganos de control interno de España tenemos mucho que aportar para paliar los efectos destructivos y dañinos de esta crisis. ¡Ojalá trabajemos juntos y aunemos nuestras fuerzas para ayudar a España a salir adelante!